Halina Birenbaum: Selected Works in Spanish

 

 

 

List of Contents - índice

 

mi Padre
 

confío en vez de luchar
 

gracias por el amor

 

estoy siempre Contigo

 

Era sólo una migaja  

 

Como unas flores al viento

 

También cuando me río

 

Deseo creer que esto no sea en vano

 

Con qué palabras definir el perdón?

 

Por qué quería vivir Entonces?

 

Mi vida empezó desde el final

 

lágrimas

 

Tengo derecho a? 

 

La Niña de los años del Extermino

 

Viajen a Treblinka

 

Ella espero

 

Mi vida comenzo desde el final

 

Umschlagplatz

 

Majdanek

 

home

   Halina Birenbaum

mi Padre
Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

Papá nos leía unos cantos maravillosos

de unos libros antiguos,

lleno de conmoción y solemnidad

nos transmitía su belleza

entonces yo no entendía su contenido

pero absorbía

Su entusiasmo y admiración.

 

Papá nos explicaba el significado de las fiestas

Leía las leyendas del sacrificio de Chana

de milagro de Hanukah

de la ilimitada entrega a la fe-

 

yo no lo entendía  del todo

hasta el lenguaje de Sus fervientes rezos

me era extraño

 

pero amaba la conmoción del Padre

la expresión de su cara el brillo en Sus ojos

cuando nos leía o cuando rezaba

hasta hoy vive en mí esta imagen

 

cuando bombardeaban Varsovia en Septiembre

el Padre casi lloraba de Su  impotencia

nuestra casa quedó entonces reducida a cenizas

el Gran Día del Juicio Yom Kipur

 

salimos corriendo a la calle en llamas

Papá estrechaba fuertemente mi mano

mirándome desesperadamente

como si se justificara por su desamparo

 

me quedó grabada Su mirada de Aquellos días

en el gueto Papá rezaba más que antes

buscaba la ayuda en Dios

abandonado por muchos en las penurias

por primera vez lo ví llorar como un niño

al enterarse de la muerte de Su Padre en Biała Podlaska

Papá tuvo entonces cuarenta y tantos años

desde entonces rezaba aún más frecuentemente

 

 la gente en el gueto se hinchaba de hambre

moría en las calles nosotros aún teníamos el pan

hasta estudiábamos en los completos [1]

de los libros salvados de la conflagración de la guerra

aún actuaban unos cuantos teatros en el gueto

mi hermano mayor una vez consiguió los billetes

en el Fémina daban La Princesa de Czardasz [2]

El Padre no nos lo perdonó no pudo entender

cómo se puede ir al teatro mientras los cadáveres,

los que agonizan cubren las calles?!

yo no lo entendía, no escuchaba Su voz

hasta hoy Sus palabras y Su voz me suenan en los oídos-

 

el Padre decía que no se debería oponer a las órdenes

evocaba un espantoso nombre-castigo: Auschwitz

en su ingenuidad subestimaba los asesinos planes

de los alemanes ocupantes nazistas

 

Mamá tenía una opinión contraria-

Papá amaba a través de los cantos  rezos

desespero frente al pavor

Mamá  batallando

con el destino o aceptándolo

 

Al Papá, obediente  al Dios y a la gente

mataron en Treblinka

a la combatiente y  alternativamente

resignada al destino Mamá

mataron e incineraron en Majdanek

alguna vez Ellos existieron realmente?

los tenía alguna vez?

 

Se asoman de mis ojos Sus imágenes

con su martirio

a través de mis ojos Ellos sonríen

lloran

me guían  por todos los caminos

viven

hasta que mis ojos no se cierren

para siempre

 

24 de agosto del 2003

 


[1] El completo -  clases clandestinas de enseñanza. En el gueto de Varsovia, hasta el desalojo, una parte de la juventud estudiaba en casas particulares, en pequeños grupos. Los completos eran una forma de estudios, para los que no morían aún del hambre y que se podían permitir  pagar las clases.

[2] La Princesa de Czardasz Zarzuela de Emmerich Kálmán puesta en escena en 1915

 

home

   Halina Birenbaum

 

confío en vez de luchar
Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

libremente se enredan

mis caminos cambian su ruta

sobre mí a través de mí

me menean como una hoja

al viento

en las direcciones incógnitas

y yo en vez de luchar, confío

y aún así dicen que soy fuerte

 

home

   Halina Birenbaum

gracias por el amor

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

gracias por el amor  

que se me reveló

que puedo sentirlo

gracias por experimentarlo

y porque también a mi se dirigió

gracias por esta alegría tan grande

por esta felicidad del buen orgullo

gracias por mi existencia

y por sobreponerme al Shoah!

 

6 de marzo del 1985

 

home

Halina Birenbaum

estoy siempre Contigo

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

Mamá, estoy siempre contigo

Tu imagen está grabada en mí y perdura

te arrancaron de mí enfrente del engañoso

baño- cámara de gas en Majdanek

- y apareces delante de mí de continuo

suscitas las lágrimas de calma

de exaltación

y una maravillosa sensación de pertenencia

como antaño cuando era una niña

junto a Ti

 

14 de abril del 1991

 

 

 

home

 

   Halina Birenbaum

era sólo una migaja

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

era sólo una migaja

una mota de polvo

inmerecedora de una mirada durante la selección

a la derecha o a la izquierda

era nada ante sus ojos

ni siquiera como una carne humana

para la incineración

 

ni grande ni guapa

ni buena ni mala

ni una niña ni una moza ni una mujer

me escurrí a través de las filas

sin despertar  ninguna atención

no merecía nada

ni enfado ni venganza ni castigo

tan pequeña sola entre un gentío descolorido

era sólo una migaja

no barrida en la general purga

del exterminio así me he salvado

 

quizá fuera una cinta para  la adaptación cinematográfica

hoy relato como un libro abierto

con una inusual potencia

los soberanos de Auschwitz subestimaron el poder de la migaja,

la fuerza de una acosada niña judía

y de su memoria -

 

25 de febrero 1983

 

home

 

 Halina Birenbaum

 

Como unas flores al viento

Jak  kwiaty na wietrze

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

Línea tras línea una mezcolanza extraña

de lágrimas y sonrisas lejanas,

de dolor de la nostalgia

y de unas imágenes,

que tan sólo aún están en la memoria

como unas flores al viento

dispersadas

en todas partes por el viento

sembradas

 

 

home

 

 Halina Birenbaum

 

También cuando me río

Nawet gdy sie smieje

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

también cuando me río 

(merece la pena confesarlo?),

alguien  en mí aparece,

acercándome un aroma un cuadro,

desvía mi mirada

allí,

donde la lágrima se hizo piedra

y hoy es

un océano

 

home

 

 

Halina Birenbaum

 

Pragne wierzyc, ze to nie jest daremne

 

Deseo creer que esto no sea en vano

 

I wish it is not in vain

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

   Mis últimos viajes de invierno, se relacionan, como suele ocurrir, con el extraño curso de los sucesos en mi vida. Hace dos años, cierta correspondencia virtual con una estudiante de bachillerato en Warstein (cerca de Düsseldorf) me condujo a un ciclo de dos semanas de reuniones en las escuelas en esta ciudad y en sus alrededores. Manon, después de leer la versión alemana de mi libro Nadzieja umiera ostatnia , La esperanza muere última en el marco de preparación para un viaje a Auschwitz, encontró mi dirección y me escribió una carta conmovedora. Así empezó mi contacto con ella, con su familia, con su escuela y con muchas escuelas vecinas.

    La maestra de la E.S.O.[1] en  Warstein, la que cada dos años organiza los viajes de los alumnos a Auschwitz en enero en relación con la conmemoración del Holocausto y proclamación del día 27 de enero como el día de la liberación del los prisioneros del campo de concentración en Auschwitz y conmemoración del Holocausto, me preguntó, si estaría dispuesta a acompañarlos y a contarles allí  mis vivencias. Lo acepté y justo en enero del 2004 cumplí la promesa.

 

    Así  que por primera vez estaba paseando por  Auschwitz-Birkenau en calidad de guía para los alumnos y  los profesores por la ruta de las más atroces vivencias mías y no sólo mías. Era invierno- la  nieve y la helada, las que hace tiempo no tenía oportunidad de ver y sentir durante años en mi ciudad a la orilla del mar en Israel.

 

    Caminaban detrás de mí hacia mi barracón número 27, hundiéndose en la espesa blanca nieve, que llegaba hasta las rodillas y más de una hora estaban allí con 15º C bajo cero, en frente de mí, mientras yo apoyada en  mi   camastro les estaba contando, cómo yo hace años, intentaba  sobrevivir mis dos inviernos aquí en un miserable, constantemente húmedo ropaje, con unos podridos, pesados, llenos de barro y hielo zuecos sobre los doloridos, cubiertos de heridas pies, hambrienta con una pequeña rebanadita de pan y un pequeño tazón de una sopa a base de agua y un trozo de nabo o colinabo podrido. Y ante mis ojos, la imagen de los trenes trayendo miles de judíos a las cámaras de gas, la imagen del fuego de sus cuerpos quemados y montones casi hasta el cielo de su equipaje, escrupulosamente  revisado, desinfectado, empaquetado en bundy y llevado a Alemania Les hablaba del eterno temor, que mañana, que en breve, también a mí, los alemanes echarían al horno, gasificada o muerta de las enfermedades, golpes, inanición, extenuación, igual como antes de mí echaron centenas de miles de prisioneras semejantes a mí  Su muerte veía aquí también incesantemente, días y noches igual que los transportes en la rampa tras los electrificados alambres de púas, que por un feliz momento nos separaban de ellos y de su inmediato destino. Nuestro, de antemano predeterminado destino fue Entonces de momento pospuesto. Pero aquella gente, viendo el campo y los barracones y a nosotros- unas siluetas extrañamente vestidas - probablemente nos envidiaran. Como nosotros nos alimentábamos con la ilusión y envidiábamos, cuando nos arrastraban hacia lo desconocido después del levantamiento en el gueto en Varsovia, deseando  que seleccionaran aunque sólo sea  un pequeño grupo de entre nosotros y tuvieran la bondad de enviar a la tortura de una muerte lenta al campo de Majdanek y no directamente a las cámaras de gas y al horno

 

   Ahora transmitía la historia del genocidio directamente a los jóvenes alemanes. El tiempo y el decorado de los barracones hundidos en la nieve, inertes en el silencio y con un terrorífico frío como si me quisieran ayudar, aportando un fondo natural dibujado por la Reina de la Nieve, que desconocía y desconoce la piedad. Ese encuentro en enero del 2004 fue un mutuo, increíble, de gran significado impacto y no será fácil de borrarlo de la memoria. Me lo demostraron de la más clara manera en la noche de la despedida, cuando cada alumna y cada alumno sucesivamente se acercaban a mí sincera y cordialmente conmovidos, me abrazaban, me expresaban palabras de admiración y agradecimiento por todo lo que experimentaron y se enteraron a través de mí en este lugar durante este inverosímil viaje. Yo misma también fui conmovida hasta lo más profundo con todo esto y también con la conciencia, que todo en la vida es posible.

Rysunek Janine Jaskola,
Klasse 10, Willy-Brandt Gesamtschule, Marl, Niemcy, 2003

    Y después había unos no menos conmovedores encuentros en escuelas polacas y en el auditorio del Museo de Auschwitz con el mismo ser todo oídos y conmoción, y después de diez días, las siguientes dos semanas en Alemania, en el mencionado Merl y en los alrededores, ya con un clima de invierno más suave, pero en el mismo ambiente de mis sinceros relatos, atrayendo con la fuerza de la verdad a todo tipo del oyente independientemente de la nacionalidad y edad. Para mí este escuchar todo oídos constituye una constante, imprescindible prueba, que aún son necesarios mis testimonios- aún son actuales, que no es absurdo relatar los hechos del Holocausto de hace sesenta años, cuando tanto mal y tantas tragedias nos trae el presente.

 

    Durante uno de estos  encuentros en un liceo en Alemania, alguien inesperadamente me aportó una clara respuesta a la pregunta, si son necesarios estos actos, despejando cualquier duda.

 

    En la sala me estaba escuchando un grupo de acerca de 200 alumnos y profesores, cuando de repente, abruptamente llegó desde el pasillo, como un rayo del cielo claro, un tan conocido alarido lleno de odio y tan fuerte,  que  hasta las paredes temblaron: Ihr Scheisseeen Juuuden !!!.- Judíííos de mieeeerda!

 

    Ese grito desató una agitación como si hubiera caído una bomba. Los profesores presa de  pánico, salieron corriendo al pasillo a buscar al intruso, o salvar la situación. Me sentí, como si la tierra se hubiera hundido debajo de mis pies; pensé que quizá no debiera hablar así, que  es demasiado suave, que demasiado del corazón, insensatamente delicado en frente de tan chillante retorno del odio, aquí, en este sitio, en esta ciudad, en este país. O quizá no sea el retorno, sino la muestra que el odio aún sigue aquí o renace con nuevas generaciones. A pesar de la situación me dominé, y tranquilamente dije a todos ellos, que ahora se he confirmado, que mis relatos siguen siendo actuales, tienen sentido, no dejan de ser actuales a pesar del paso de los años- no se han convertido en un pasado museal.

 

Los profesores, que llevaron al alborotador alumno a la policía, después me dijeron con cierta despreocupación y un atisbo de alivio, que el que gritaba era un.libanés. Ya, pero el acento era alemán, y sobre todo el tono de este aullido fue claramente hitleriano, como Entonces- respondí.  Pero esta vez no estaba sola en frente de esta expresión del odio. Ella no menos ofendió y paralizó a todos estos profesores y alumnos, que me escuchaban, que  con una plena cordialidad y entrega me  invitaron y acompañaron a todas partes. Ese grito Juuuden! les demostró en directo el peligro, de cuyos resultados justamente he venido a hablar aquí. Y deseo creer que no haya sido y no sea en vano.

 

14. 02. 2004


[1] E.S.O. Enseñanza Secundaria Obligatoria
 

 

home

 

Halina Birenbaum

 

Con qué palabras definir el perdón?

akimi slowami okreslic przebaczenie?

    Unas hesitaciones existenciales y literarias  

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

    Tanto se quisiera apartar de los cotidianos combates, telediarios, inquietantes pronósticos políticos y variadas expectativas- volver a uno mismo, hablar con uno mismo, es decir, escribir un diario, como hace tiempo, sin ningún tipo de  exigencias y ambiciones. Hace tiempo que no lo hago a pesar de que tantas cosas pasen en mi entorno. Lo anoto más bien en unos cortos relatos o poemas y sobre todo en las cartas a las personas de varios países.

 

    A través de mis publicaciones, he conocido muchas personas, en cambio algunos contactos se han cortado. Surgieron unos cambios en los mutuos intereses, entendimientos, en la calificación de muchos sucesos y numerosas situaciones cotidianas. He perdido paciencia para muchas cosas que antes me apasionaban a veces ni siquiera tengo ganas de llamar o recoger la llamada. Como si sólo me quedara arreglar ciertos asuntos, consolidar los más importantes, sin perder tiempo para otras cosas.

 

    Suele ser también cuestión de pereza o mejor dicho de oponerse, cuando me preguntan si aún escribo o si otra vez escribiré algo o sobre qué escribo ahora. Y me avergüenza cuando tengo que reconocer que desde hace meses, aparte  de contestar las cartas- no he escrito nada.

 

    También es cierto, que todo lo anoto en mi interior y en cierto momento lo plasmo en el papel pero no es fácil explicarlo. Especialmente resulta difícil cuando mi bagaje de impresiones y vivencias aumenta y me alcanza el temor, que no podré sostener su peso. También desaniman las dificultades de la publicación, aunque sin razón, porque a cada cosa le llega su turno y lo que de verdad es valioso finalmente saldrá a la luz del día. Es imprescindible la paciencia y la constancia. Y es algo de lo que no podría presumir.

 

    El acto de escribir exige sobre todo el despego del entorno, soledad, un acuciante sentirse  a sí mismo e introspección. Tal vez por esto rehuya tan frecuentemente el bolígrafo u ordenador bajo cualquier pretexto; o tengo frío, o exceso de calor; me siento triste o me invade una alegría desbordante, aturde la numerosidad de los hilos, siento la plenitud y a la vez me paraliza el temor, que no  voy a poder con este sinnúmero.

    Desalienta la soledad, igual que la amigable, en realidad, presencia o una incisiva pregunta: qué estás escribiendo ahora? sobre qué? cuando ni yo misma aún lo sé, porque intento traspasar las nieblas de variados sucesos, percepciones, pensamientos, intentando reconstruir su ambiente, que siento en mí;  dispersados motivos de unas visiones, atormentadoras conclusiones no convertidas en una lógica, homogénea unidad de una denominación real. Con tanta frecuencia es tan difícil sobreponerse para poder sacarlo del interior. Es mejor huir de uno mismo!

     Sin embargo, después, da pena el tiempo perdido, extraviados pensamientos de lo que me redimo con que ya lo había hecho. He escrito, he trasmitido lo que debería. Ya se puede descansar sin una sensación de estar en deuda y por fin dejarse en paz. Es que ya he conseguido realizar mucho. Sin embargo como siempre, no todo y no del todo tal como hubiera deseado. No he dejado de esperar diferentes cumplimientos y se quisiera acelerar el ímpetu del tiempo, lo que en realidad significaría abreviar la vida, la multiplicación de las arrugas, pelos canosos y pérdida de fuerzas o a veces fe en el sentido de nuevos esfuerzos.

Pero el silencio es un una forma de la muerte, mientras tantas cosas suceden en mí y en mi entorno. He de contar sobre lo pasado, afrontar la cotidiana realidad.  Cuando no lo describo, me parece que ya no sé hacerlo, que nunca supe y las trasmisiones hasta ahora, no he sido yo

Me propuse escribir acerca de ciertos difíciles asuntos concretos  y caí en un torbellino de reflexiones sobre mi misma, sobre mis hesitaciones literarias No soy capaz de imponerme a mí misma la planificación y disciplina. Siempre tuve y sigo teniendo con esto ciertas dificultades. La intuición y las emociones con la mayor frecuencia son mi guía. En realidad se convirtieron en ella cuando a la edad de trece años, arrancada de casa, de mi familia y del todo lo que  era humano, me encontré detrás de las alambradas de los campos de exterminio.

 

Iba a responder a una pregunta que se me planteaba desde hace años y la primera frase de la pretendida respuesta se convirtió sin querer en un corto poema:

 

Por qué quería Entonces vivir?

 

Muchas veces me preguntan

En Israel

Por qué a pesar de las atrocidades del Exterminio

Deseaba aún vivir

cómo he de explicarlo?

Nací, percibí el sol y el cielo

Y los deseaba tanto de nuevo y  de nuevo

 

   En Israel entendieron por fin después de sus propias derrotas que enfrente de la agresión y del terror, hasta los más fuertes pueden resultar totalmente indefensos y dejaron de reprocharnos,  a nosotros, a los salvados del Holocausto: Por qué no os defendíais , por qué os dejasteis llevar a la muerte? Sobre la verdad en toda su desnudez no querían oír.

 

   Los alemanes preguntaban con frecuencia, qué sentido tenía vivir en tan horrorosas condiciones y en qué se podía aún creer? O, cómo nosotros  (nosotros, los alemanes) llegamos a ser así? . Me dicen, que es difícil imaginarse, que una realidad así, realmente existía, creerlo y escuchándome a mí, tampoco pueden no creer con esto les resulta aún más difícil.

 

   Lo mismo más o menos oía de la juventud polaca. En una carta colectiva después del encuentro conmigo, me escribieron, que las atrocidades de la II Guerra Mundial son para ellos, los jóvenes, inimaginables.: Lo que Usted nos relató fue tan cruelmente real, que hasta irreal Muchos se sorprenden, que  soy capaz hablar abiertamente de todo esto, volver a los recuerdos de los campos de exterminio, visitar sitios, en los que he sufrido tanto. Y de dónde provienen continuamente estas fuerzas?

 

   Les explico a ellos y a mí misma, que no es mi fuerza sino la inmensidad de vivencias de una niña, la que yo era Entonces, luchando por cada momento de la vida,  vetada para mí hasta en el infierno de los campos, porque era y una judía, y una niña. Tal vez el ser humano se haga más fuerte a medida de su sufrimiento y obligaciones, crezca y madure para las situaciones que suceden. Hoy aparece en mí esta fuerza, cuando relato o escribo. Usualmente, día a día, no la tengo, a veces me parece que no soy yo o no era yo Entonces.

    Creía, como otros compañeros de mi suerte, que los alemanes van a perder la guerra, y después de la derrota de su omnipotente poder de matar en toda la Europa, el mundo será maravilloso y yo deseaba llegar con vida  a  esto. Con esta soñada visión de una vida normal soportaba todos los golpes y suplicios. Allí entonces aumentaba la sensación de mi humanidad y el sentido del ser. No tenía nada más aparte de esta visión con la que me alimentaba.

Los que me escuchan hoy, intentan con sus preguntas liberarme de esta espeluznante pesadilla. Muchos mantienene, que no es posible ni expresar ni entender esta realidad. Yo nunca estoy de acuerdo con esta constatación. Cada ser humano es capaz de imaginarse el temor a  perder la vida, el dolor de la pérdida de  los seres queridos, hambre. Esta conciencia está en la base de los sentimientos humanos, en los instintos de autodefensa de todos los  seres.

 

Pero se preferiría más bien no saber, no acordarse. Se quisiera olvidar hasta este nombre Auschwitz la palabra que significa los mayores crímenes contra la humanidad y el mayor sufrimiento.

 

    Querer vivir entonces fue un sui generis acto de protesta contra los asesinos, que decidieron aniquilar a todos nosotros, para que el mundo nunca se enterara de sus crímenes.

La conciencia de esto me martirizaba a veces más que la conciencia de una muerte inevitable en este infierno.

 

    La vida es más fuerte que el dolor, desesperación, sufrimiento. Ni nosotros mismos sabemos cuánto somos capaces de aguantar, para conservarla; qué grandes son las reservas de fuerzas e concepciones de lucha por ella, por sobrevivir. No se vive con la condición que ha de ser así o asá y si no, entonces; gracias. Llegamos a este mundo no por nuestra propia voluntad - pero existimos para lo bueno y para lo malo. Con la esperanza que el mal pasará.

Y el común miedo ante este eterno misterio, que es la muerte.  Nunca nada más, esto es lo más horroroso en el mundo y todo lo que vive, se defiende ante esto, conciente o instintivamente.  Pero y esto no pocas veces se consigue vencer en la necesidad de salvar o aportar el alivio en el sufrimiento del otro ser humano. Si no, el mundo ya habría dejado de existir.

 

    El mundo tampoco hoy es tal como  imaginamos entonces que fuera después de aquella guerra. El mal se multiplica cada uno  se crea y explota en el contexto de otras, favorables  circunstancias y causas. Y nosotros hemos de seguir viviendo, teniendo dentro aquél y el de hoy. Los alemanes también. Los niños y los nietos de los ejecutores del crimen y unas incontables tragedias de la II Guerra Mundial tienen esos sucesos también en sus vidas, a pesar de haber nacido más tarde y no ser culpables personalmente. No pueden preguntar con la cabeza alta: Y nosotros, qué tenemos que ver con esto?

 

   Últimamente, con motivo de ser miembro de la Unión Europea, en Alemania y en los países que estaban bajo el dominio de la Alemania nazi durante la guerra, se intenta  impartir la enseñanza de la historia y del Holocausto desde  la posición de víctimas bilaterales, y no como hasta ahora, desde el enfoque de verdugos y víctimas. Se dice que, los alemanes también fueron expulsados de sus tierras, casas, que fueron perseguidos y perecían en los campos de concentración.

 

    Hay verdad en estas constataciones, pero los delitos o crímenes cometidos antaño en alguna parte del mundo por otros, no justifican y tampoco libran de la responsabilidad de los Tiempos de los Hornos. Revocándolo y escondiéndose detrás de aquellos, en alguna parte ocurridos sucesos tiene el objetivo de  eliminar de la conciencia humana la memoria y el significado de la inmensidad del Holocausto que no es comparable con nada.

 

    No hay y no puede haber el signo de igualdad entre millones de víctimas del nazismo alemán; entre los que desataron este infierno en la tierra y  las  víctimas de los resultados de estos crímenes, de los que al final sufrió las consecuencias su propio pueblo alemán. Es que con tan alocado entusiasmo en masa eligieron y llevaron al poder a su líder, para que la raza aria y el nuevo alemán  orden mundial conquistara  y dominara el mundo. Todo tiene su precio. La guerra trae consigo y deja las mayores injusticias y tragedias- la palabra justicia se convierte en un sonido hueco en frente de este inmenso mal, el mayor de los males.

 

   Lo digo sin ninguna hostilidad, compartiendo humanamente  con ellos  mis experiencias de aquel entonces y de ahora. Algunos preguntan, si odio a los alemanes, y si no, cómo eso es posible, después de sufrir tantos y tan atroces sufrimientos? A veces me preguntan discretamente si puedo perdonarles. Y yo busco la respuesta a la más difícil pregunta en la cabeza, en el corazón

 

    Voy a visitarlos. Nos conocemos de nuevo, dándonos mutuamente en estos encuentros conmoción, lágrimas. La común contemplación del mayor mal pero también del bien humano. Y hay este pasado, unos horrorosos hechos, los que ellos no profundizaron, que preferían no conocerlos. Y este dolor ahora confiado, que despierta el entendimiento y la amistad. Junto a esto no hay y no habrá el olvido en mí, por lo menos, y quizá en éstos que me escucharan-  entonces con qué palabras definir el perdón?

 

    Muchos de los que se han salvado del Shoah creen, que no se debería mantener el contacto con ellos. Yo creo, que cultivar en sí, el odio, sólo conduce a la consolidación del mal y envenenamiento de uno mismo. Por que privarse  de las posibilidades de entendimiento, de amistad entre las personas, dondequiera se esté? En todas partes los que lo desean son dignos de ello.

 

   Sin embargo, he de reconocer que un acto perjudicial hacia mí, cometido en Alemania, me duele más que en cualquier otra parte. Porque enseguida surgen asociaciones y retorna la imagén de vividas pesadillas, el sonido de las órdenes asesinas en este idioma, tan frescas aún en la memoria! Justamente sobre todo esto les hablo y los que me invitan, quieren saberlo y mas tratándose de un testigo ocular y  éstos en poco tiempo ya no habrá. El tiempo hará lo suyo...

 

   He conocido en Alemania muchas personas nobles, cultas. Tengo entre ellas muchos amigos cordiales. Sé, que aquel pasado no dejará de grabar un estigma sobre su presente con una atormentadora sensación de vergüenza y culpa. La descarada negación del Holocausto es también una de expresiones de estos sentimientos. La gente reacciona de varias maneras, de varias maneras se explican los hechos,  especialmente los difíciles con los que no pueden asimilar.

 

   En una escuela en Berlín, a la que va la juventud de las familias turcas y en las que los profesores son en mayoría los alemanes, uno de los alumnos se dirigió a ellos al final de mi relato; Y vosotros qué al respecto?! Conmovidos profundamente, callaban. Yo encontré la respuesta en nombre de ellos, porque mi objetivo no es la venganza, sino la comprensión y responsabilidad por la memoria.

 

   En otra universidad una estudiante- el padre malayo y la madre alemana- me abrazo y lloró con la cabeza apretujada en mi hombro. Lo observaba el director de la escuela, manteniéndose humildemente apartado. En aquellos tiempos pertenecía a Hitlerjugend. Ahora intenta concienciar a sus alumnos sobre el peligro de unas ideologías semejantes.

  

   Me trajo en su coche y después me acompaño a casa de mis amigos, que usualmente me hospedan en su casa, desde cuando nos conocimos e hicimos amigos, cuando después de cincuenta años, vine a Berlín al estreno de una película israelí, en la que intervine.  A causa de esta guerra. Mis amigos berlineses pertenecen a una pacifista organización Friedendienst y participan en muchos eventos que sirven a la consolidación de paz en el mundo. Tienen unos cuantos años menos que yo, con un difícil pasado de expulsión de la región de los alrededores de Elblag, al terminar la guerra.

 

Cenizas y polvo

De la traducción del hebreo al polaco por Halina Birenbaum

 

un día de primavera el aroma de las lilas

entre las ruinas de tu ciudad

un día hermoso para pescar

y en mí el corazón se parte

allí antaño hubo tu infancia

pequeña mujer

la gente a la que hoy ya no conoce nadie

ni siquiera está la casa, que la recordaría

 

?adónde vas?,adónde vas?

la eternidad es sólo ceniza y polvo

 adónde vas?, adónde vas?

han pasado años, y nada se borró?

llévate el abrigo, frío tendrás

unos céntimos al bolsillo y de azúcar un cubito

y cuando lleguen difíciles días

recuérdame de vez en cuando

 

y si es un viaje desesperante más?

al barracón a esta plaza

por los raíles de la vieja ciudad

donde ya nadie en la estación espera

 

adónde vas?, adónde vas?

la eternidad es sólo ceniza y polvo

adónde vas?, adónde vas?

han pasado años, y nada se borró?

 

Quién protegerá tus noches 

quién escuchará tus llantos

quién en tu camino velará por tus pasos

adónde vas?, adónde vas?

la eternidad es sólo ceniza y polvo

adónde vas?, adónde vas?

han pasado años, y nada se borró?

llévate el abrigo,  tendrás

frío

  

   El director habló conmigo atenta y cortésmente. Yo sentía que él intentaba camuflar el impacto del encuentro conmigo, con mi pasado en Auschwitz bajo unas educadas palabras. Yo no  intentaba cambiarlo, he hecho lo mío en la escuela y él también me estaba escuchando atentamente con los alumnos.

   He dejado un vivo cuadro de esto lo que ha quedado en mí Entonces grabado. Ahora soy libre, tengo derecho a viajar por la ex - capital de Hitler., tener en Alemania amigos, hablar en universidades, iglesias y diversas instituciones sobre  suyo y mío Pasado de las Cámaras de Gas.

Quizá no sea tan inmoral que mi esperanza siempre
 

 

home

 

Halina Birenbaum

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

Dlaczego chciałam Wtedy żyć?

pytają mnie wiele razy
w Izraelu
dlaczego mimo okropności Zagłady
pragnęłam jeszcze żyć
jak to wyjaśnić?
urodziłam się, ujrzałam niebo i słońce
i tak bardzo pragnęłam ich znów i znów!...

 

Halina Birenbaum

 

Por qué quería vivir  Entonces?

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

muchas veces me preguntan en Israel

por qué a pesar de los horrores del Exterminio

deseaba aún vivir

cómo explicarlo?

nací, ví el cielo y el sol

y los ansiaba tanto de nuevo y de nuevo.

 

 

 

...

...

,

.

,

.

, ,

.

.

!

!

. .

. .

- !

.

!...

 

25.2.83

 

 

 

 

 

 

Halina Birenbaum

 

 

Mi vida empezó desde el final

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

Mi vida empezó desde el final-

primero conocí la muerte,

después- el nacimiento

Crecí entre el odio

en un reino de la destrucción,

solamente depués conocí

la creación.

Estaba respirando la oscuridad, el incendio,

el marchitamiento de los sentimientos-

ese era el ambiente de mi infancia,

sólo después percibí

la luz,

sólo después vislumbré

el florecimiento. 

Sobre el amor sabía siempre -

también cuando todo estaba peor que  horrible!

Hasta en el infierno de la existencia.                                                                     

Lo encontré.

Mi vida empezó desde el final

y sólo después regresó al comienzo.

He resucitado.

Esto no fue inútil, no fue en vano,

porque el Bien no es  menos potente

que el Mal.

!La fuerza del Bien está también en mí!

- Soy su prueba.

 

 

home

 

 

 

 


.
, , , , .

- , .
, ,
.
,
, .
, - .
.
- . , , .
!
-  , .
,
.
. , , , .

- !!!
, ,   .
, , , - !
-
-.

 26.11.67

 

Halina Birenbaum: Internal Melody

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Halina Birenbaum

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

lágrimas (mi primer poema)                                

dicen que son amargas abrasadoras

que ahogan asfixian

queman los ojos surcan las arrugas

la gente les tiene miedo se avergüenza de ellas

las considera una señal de debilidad

de feminización

la expresión de luto de desgracia de enfermedad

huye ante su imagen

las camufla

- para mí es lo peor entonces

cuando no las tengo

cuando se secan en mí sus fuentes

lo que significa que ya no siento

que no sé enternecerme

no sé alegrar ni preocuparme

significa que ya no lucho por nada

no conquisto nada

nada deseo ni experimento emocionalmente

nadie me importa

ni yo  importo a nadie

así que soy una piedra - un cadáver vivo!

me son imprescindibles las lágrimas

debo sentir su abrasadora llama

detrás del párpado

su húmeda, caliente huella en la mejilla

y este espasmo de la tráquea el escalofrío del cuerpo

la acelerada palpitación cardiaca que precede

la llegada de las lágrimas-

he de sentir el bondadoso calor de su cordialidad

y el abrasador dolor de su amargura indignación y protesta

he de verlas

en los ojos del otro ser humano como

un reflejo y una  resonancia de la conmoción

que está en mí

y para mí nacen  en el otro

- para mí las lágrimas son uno tesoro

el catarsis del polvo del mal existencial

del desprecio del agotamiento y de la cotidianidad

las lágrimas son la sinceridad la verdad

los sufrimientos humanos y la humana felicidad

- las lágrimas son el alma humana

a veces herida amargada dolorida

y a veces alegre y de resplandor llena

nunca petrificada

 

me son imprescindibles las lágrimas

para sentir con plenitud

que poseo el corazón que vivo

y que soy de verdad

un Ser Humano

 

Herzliya 1967

 

home

 

Halina Birenbaum

 

Tengo derecho a? 

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

tengo derecho a decir a Szlengel

el poeta del Gueto Varsoviano

que con sus poemas espere y siga esperando

en mi cajón?

 

montañas de escombros y rescoldos sepultaron

Sus obras

Él no puede quejarse protestar

reclamar.

 

Es honesto posponerlas

otra y otra vez porque

Él guarda silencio con su eterna

callada?

 

quién escuchará a un muerto

sepultado en el extranjero bajo

montones de cenizas?

 

Hoy- yo tengo alegrías

tengo la VIDA los niños los recuerdos

y los poemas de Szlengel del Entonces

del gueto.

 

tengo derecho a callarlos

no trasmitirlos al futuro?!

 

7.05. 1985

 

home

Halina Birenbaum

 

 

,

,

,

,

-

.

 

 

6.10.1985

 

 

 

La Niña de los años del Extermino 

  (Ecos lejanos y cercanos)

 

Translated by Kazimiera Halina Krzywicka

 

siempre me veo a mí misma como

aquella pequeña niña

irremediablemente dentro de mí la siento

también en el umbral de la vejez,

la recuerdo, con su personaje  me identifico

aparto todo lo demás, lo olvido-

qué grande es en mí esta eterna niña

que no quiere hundirse en la sombra de los años y sucesos

que corre detrás de mí por la ruta de todos mis caminos

sin cesar  resucita de este

inmenso pasado y del presente, en su sombra-

me dicta,  me susurra

no  permite sacudirme-

hacerme una  adulta

no hay fin de sus relatos,

no  hay fin de sus cuentos

Ella nunca morirá y no desaparecerá en mí

esta pequeña-grande niña de los años del exterminio

 

6.10.1985

home

 

 Translated from Hebrew to Spanish by Yudit Zadunaisky,

Email: yuditzadunaisky "at" barak-online.net (replace "at" by "@" to avoid spam)

Jerusalem 2004

 

    Halina Birenbaum

 

Viajen a Treblinka

 

Viajen a Treblinka

Abran bien los ojos ,

Agudizen el oido,

Paren la respiracion

Y escuchen las voces que surgen alli ,

De cada grano de tierra .

 

Viajen a Treblinka

Ellos los esperan alli

Sedientos de sus voces vivas

De sus senales de existencia,

De los pasos de sus pies,

De sus miradas humanas qe comprenden y recuerdan ,

De una caricia de amor sobre sus cenizas

Viajen a Treblinka

 

Viajen por voluntad propia ,

Viajen , por el poder del dolor de todo el terror ocurrido alli ,

De lo mas profundo del corazon que no lo acepta

Y Escuchenlos alli con todos los sentidos !

 

Viajen a Treblinka

Alli el silencio verde , amarillento o blanco

Las estacion del ano que los rodean ,

Les rHelataran cuento y mas cuentos ,

sobre la vida que se transformo en prohibida e imposible.

 

Viajen a Treblinka

Vean como el tiempo se detiene

Escuchen al tiempo detenido , el silencio de los muertos que grita

Y las piedras en figuras humanas que lloran en silencio.

Viajen a Treblinka a sentirlo por solo un instante

 

Viajen a Treblinka

A plantar una flor con una lagrima tierna , con un respirar humano

Frente a una de las piedras recordando toda una comunidad

Sobre la tierra que es su cuerpo y ceniza.

Ellos los esperan en Treblinka , que lleguen y escuchen sus rHelatos

Que gritan desde la tierra

E identificandose mudamente ,

Les traigan el cuento de la vida que continua,

Del amor y la existencia.

 

Viajen a Treblinka por generaciones , y jamas los dejen solos alli.

 

 

 

home

 

Halina Birenbaum

 

Ella espero

 

Ella me espero alli , al fin del sendero

Sabia que vendria a ella

La sentiria con todos mis sentidos

Mi madre hermosa y vojen                                                       

 

Me espero al fin del sendero , en Majdanek

Frente la barraca desinfeccion y crematorio

Llegue de muy lejos , y pasaron cuarenta anos

Y ella estaba alli como en aquel entonces ,

Y a pesar de su muerte

Como el dia de despedida ,

Morocha , pequena , un rulo grande en su frente

Un rodete en su cabello , cachetes rosados

Hojos rojos de no dormir

Sus dientes blancos , escapando a su gran sonrisa ,

La mejor de la tierra ,

Sonrisa que intenta calmar a su hija,

Frente a la camara de gas y el crematorio ,

Con un abrigo de lana cubriendo todo su cuerpo ,

Y tambien a mi me acurruca dentro de el ,

Para implantar en el delirio , un momento unico de calor humano .

Una pisca de claridad o esperanza ,

Aqui en el lugar donde salio hecha cenizas por una chimenea

 

Llegue aqui de otro pais

Como mujer adulta y la nia que fui aquel entonces ,

La cual amo tanto y temio tanto de su destino !

 

Subiendo por el patio la senti

Corri hacia ella , con todo mi alma , con todo mi ser

Y asi me pare ,

Enloquecida de dolor , entendiendo ,

Que fue arrebatada de mi y que no la tendria nunca mas .

 

Majdanek , reino de muerte durmiente ,

Llegamos juntas aqui , y ahora sola estoy

Abrazando su figura , sintiendo su estar

Hundiendome en dolor profundo.

Y yo tan pequena frente al crematorio ,

Como su hija .

 

Me sente al fin del sendero . Tome la cabeza con mis manos

Llore hasta perder nocion. En voz alta y a gritos ,

Sin verguenza alguna y sin frenos

Aferrandome a la sombra de mi madre aqui asesinada .

Agarrandola tan fuerte e intentanto llevarmHela conmigo a mi casa ,

Al otro lado del mar.

 

No se como volvi dejandola en el silencio,

Estaba hHelada , y el llanto hacia temblar mi cuerpo

Un polaco desconocido , portero del museo me grito desde la colina :

A quien te asesinaron aqui que lloras tanto ?

Cuando no respondi , se fue

El estaba dirigiendose a mi en el idioma de los vivos hoy ,

Y yo estaba alli con la figura de mi madre , con su sombra en el vacio

Con su muerte en Majdanek , y tal vez tambien con mi muerte .

 

Con mi vuelta a Polonia , 30/8/86

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mother Pola Perl Kijewska Grynsztejn from Zelechow

 

home

 

Halina Birenbaum

 

Mi vida comenzo desde el final

 

Mi fida comenzó desde el final

Primero conocí la muerte , el terror

Y solo después dar a vida

Crecí dentro de ruinas , en un reinado de odio

Y solo despues vi construir.

Respiré oscuridad , incendios , sentimientos forzados ,

Esa fue mi infancia normal .

 

Y solo más tarde vi florecer .

Sobre amor supe siempre , tambien cuando vivi lo peor !

Hasta en el infierno estaba . y me lo encontré.

 

Mi vida comenzo desde el final ,

Y solo después paso al principio . Volvi a vivir .

Y no fue algo de asi porque si

Porque el bien , no es menos fuerte que el mal !

Y porque dentro de mi existe la fuerza de no rendirme .

 

Y porque soy un hecho !

 

home

 

    Halina Birenbaum

 

Umschlagplatz

 


Ghetto Warsaw forced labor, courtesty of Tomasz Wisniewski

 

Nos llevaron al Umschlagplatz , ese unshlag tan odiado , pleno de sangre y lágrimas , de silbidos ,locomotoras y trenes los cuales llevaron desde aqui mismo tantos de miles hacia la ultima estacion de sus vidas .

 

Este gran terreno , el cual queda muy cerca de lo que era mi colegio , se lleno de gente nerviosa y desesperada. Un gran mural , mural humano formado la mayor parte por policias , pero tambien unos tantos nazis , separaba a nosotros del ghetto y sus escondites . Dentro del ghetto quedaron ese dia mi hermano mayor , mi tia y su hija - los cuales prefirieron no salir a la calle ese dia con nosotros .

 

Tensionados , esperabamos encontrar de alguna forma una salida .

Papa nos aferro junto a el , besó a mama , a Hilek y a mi . Nos tomo del brazo , sin dejarnos apartarnos de el , ni siquiera un paso . Mama iva de un lado al otro intentando sin descanso de desprendernos del tumulto de gente , llevarnos de cualquier forma hacia el edificio del colegio , donde se encontraban las ambulancias y era la comisaria de la policia judia . Queria escondernos alli tan solo que no lleguemos hacia esos bagones

 

Papa estaba nervioso , temeroso , y no podia ni pensar en caminos de salvacion , solo queria llegar hacia los alemanes , mostrar su permiso de trabajo , creyendo plenamente hasta en este mismo instante que asi nos salvaria , que cualquier desobediencia para con los alemanes adHelantaria nuestro fin .

Mama era diferente , por eso siempre me aferre a ella : tan segura de si misma , tan convencida de encontrar una solucion sea cuan fuese el etado critico .

 

De repente se escucho un silbido de trenes

Mama me tomo del brazo , empujando todo el tiempo para alejarnos lo mas posible de los bagones , alejandose asi mismo de los policias y recibiendo sin quejas y en un profundo silencio duros golpes de palos . Lo principal quedaba claro : alejarse alejarse de los vagones .

 

Mi papa y Hilek ivan hacia los trenes como los demas ,temiendo escapar , pensando todavia que antes de la subida al tren , los alemanes respetarian nuestros documentos , nos liberaria , y si asi no lo fuera compartiriamos el destino judio de todos los que nos rodeaban en ese momento , subiendo a los bagones .

 

No quiero ver como nos disparan !! , nos dijo Hilek deseperado . Intentando convencer a mama que los asesinos buscaria y limpiarian todo escondite posible cercano al Umschlagplatz , luego de haber organizado la salida del transpote .

 

Obsesionada nos llevo hacia el colegio . A mi y a Hilek nos sujeto con fuerza del brazo , y papa nos siguio de alguna forma , hasta que sobre sus espalda , poco erguida , comenzaron a pegarle con palos . Policias judios lo cerraron , pegandole y empujandolo hacia el tren .

Papa intento defenderse , pedir . Se tapo la cabeza con sus brazos , pero estoseran inutiles contra la fuerza sin piedad de aquellos que lo rodaban y atormentaban . Se agacho todavia mas , y se acurruco subiendo finalmente a aquel bagon .

Seguramente , esperando que vean su permiso y lo liberen , aunque quedaba claro que los policias no tenian minimo interes en los mismos .

 

Alli frente a los bagones no existian ya permisos.

 

La ultima vez que vi a papa , caminaba agachado , acurrucado , bajo duros golpes de palos y tenia solo 47 anos .

 

 

home

    Halina Birenbaum

 

Majdanek

 

Finalmente llego nuestro turno. A Hela, Halina , a mi y a Ada Vilner quien nos consiguio lugar en el bunker de Mila, nos madaron los nazis hacia un grupo.

Recordando sin parar la advertencia de Hilek , de no apoyarme en mama ,me apoye en brazos de una prima robusta ( la cual no logro salir de Majdanek , siendo ella una de las primeras en caeren el campo ) . Mama iva detras nuestro con Hela , y yo ni me di vuelta para ver como estaban , estaba sumamente concentrada en simplemente caminar con esos zapatos que mama me dio anteriormente , los cuales me causaban un terrible dolor en los pies . .. asi que hasta hoy no comprendo como me encontre de repente , dentro de una barranca inmensa ,repleta de pilas de ropas , y zapatos .

 

Los nazis nos ordenaron desnudarnos de inmediato , y poner nuestras ropas sobre las pilas alli armadas . Hela cambio alli sus zapatos por botas que saco del monton a escondidas . Me insinuo que haga lo mismo , pero yo tenia demasiado miedo , y estaba demasiado deprimida no necesitaba nada en ese momento , y no tenia ni fuerzas ni ganas de pensar en un pobre par de zapatos

Empujada por cientos de mujeres desnudas llegue finalmente a las duchas . Vestuarios y duchas!!- pense con alegria . Si , ya estabamos aqui en vestuarios y duchas y en pocos momentos estariamos limpias dentro de la barrancas climatizadas . Mama tenia razon no van a matarnos !! , viviremos y trabajaremos aqui que alivio !.

 

Queria tirarme en brazos de mama , y asi expresar todo el amor y confianza que sentia por ella , y por toda palabra que pronuncio hasta entonces .

La busque con los ojos entre las mujeres dentro de las duchas , pero no la encontre por ninguna parte . Comenze a buscarla con desesperacion y note a Hela y su prima Halina pero mama no estaba con ellas .

Donde esta mama ? , escuchaba en mi cabeza , me atragantaba y ni siquiera podia pronunciar esta pregunta . Donde sta mama ? logre preguntarle finalmente a mi cunada .

Hela me miro , y vi la amargura de sus ojos , luego bajo la cabeza y aunque solo lo susurro logre escucharlo como un grito mama no esta

 

Hela Grynsztejn ne'e Herszberg from Bydgoszcz

Senti repentinamente como si amputaran mis brazos y piernas , pero no logre comprender el verdadero significado de sus palabras . No logre entender ni cuando la llevaron , ni como sucedio ni porque ? , estando todas nuestras conocidas del Umschlagplatz por que a mama ?. Mama era joven , con cachetes rosados y parecia mas jovenes de las demas mujeres - asi pensaba yo en ese entonces .

Y justo a ella se llevaron ? Por que ??

 

No podia aceptar de ninguna manera que ya no estaba , y que nunca mas volveria a verla ! Miraba hacia la puerta , sabiendo que ya debe venir , acercarse a mi , abrazarme y consolarme . Pero mama no entro . Comenze a dar vueltas repitiendome mecanicamente : mama no esta , mama no esta , mama no esta . Todo lo que me rodeaba ceso de existir en ese momento . Nada de nada ni llorar logre , no logre hacer nada .

 

Cuando nos repartieron las ropas , nos vestimos rapidamente sobre nuestros cuerpos totalmente mojados . Hela se acerco a mi y se ocupo de mi , comprendiendo qe mi estado era totalmente atonito .

Desde ahora soy tu madr Halina . Comprendes ? ? me dijo con suma seguridad .

 

Majdanek Extermination Camp the State Museum

 

home

 

Back to Halina Birenbaum Web page

 

 Last updated on August 21st, 2013  (first posted in May 2004)